Resultado de la citología: Bacilos de Döderlein

bacilos de Döderlein

Los Bacilos de Döderlein o lactobacilos son parte de la flora bacteriana de la vagina, encargándose de mantener su ph, que ronda entre los 4,5 y 5 en las mujeres de edad fértil.

Se trata pues de bacterias no patógenas, por lo que se considera normal su presencia en el resultado de una citología.

Sin embargo, si por un determinado motivo la colonia de estos bacilos aumentara, esto provocaría una alteración en el medio vaginal, disminuyendo el ph vaginal y favoreciendo la aparición de hongos en la vagina.

Mediante una citología, precisamente, se puede conocer cómo se encuentran estas colonias y, según su nivel, el médico/matrona podrá indicarte cómo normalizar tu flora vaginal.

 

 

Consejos antes de una citología

citología vaginal

Antes de acudir a la matrona para la realización de una citología, es conveniente tener en cuenta estos consejos, necesarios para la correcta realización de la prueba:

-Es necesaria la abstinencia sexual en las 48 horas previas a la prueba.

-No acudir si se tiene la menstruación.

-No realizarse duchas vaginales. Únicamente lavarse los genitales externos.

-No usar tampones los días previos.

-No utilizar tratamientos tópicos durante 5-7 días antes de la prueba (cremas vaginales, óvulos, espermicidas).

Ante cualquier duda, pregunta a tu matrona.

 
 
 
 
 

La radioterapia en el cáncer de mama

radioterapia y cáncer de mama

La radioterapia consiste en utilizar rayos X, u otros tipos de radiación, para eliminar o reducir células tumorales en el área en la que se administra.

Es un tratamiento que se aplica sobre la zona afectada y/o las zonas que la rodean.

Antes de iniciar las sesiones de radioterapia se hace una comprobación denominada “simulación”, que consiste en definir las partes del cuerpo que se van a irradiar.

La radioterapia se aplica generalmente cinco días a la semana, durante seis a ocho semanas. La paciente va de forma ambulatoria la hospital, donde se le aplica la radioterapia. No es necesario quedarse ingresada para ello. El tratamiento dura unos minutos.

No es doloroso sino que es algo parecido a una radiografía, sólo que la radiación es mayor y está concentrada en la zona afectada.  

 

 

 
 

El linfedema en el cáncer de mama

linfedema en el cáncer de mama

¿QUÉ ES UN LINFEDEMA?

Uno de los posibles efectos secundarios de la extirpación de los ganglios linfáticos axilares es la aparición del linfedema.

Se trata de una hinchazón en el brazo y la mano del lado de la intervención que puede ir acompañado de rigidez, dolor y pérdida de movilidad.

En la mayoría de las mujeres, el linfedema causa molestias pero no discapacidad.

Se desarrolla en al menos el 30% de las pacientes que han sido sometidas a una extirpación de los ganglios linfáticos axilares, aunque gracias a la técnica del ganglio centinela, la aparición de linfedema será cada vez menos habitual.  

SIGNOS DE APARICIÓN

Existen algunas señales o síntomas que pueden indicar el posible desarrollo de un linfedema como son: sensación de pesadez en el brazo, percepción de que la piel está rígida, menor movimiento o flexibilidad en la mano o muñeca, aumento de tamaño o hinchazón, el reloj o el anillo se siente apretado, sin que haya ganado peso.

Ante algunas de estas señales es imprescindible acudir al médico.

¿POR QUÉ SE PRODUCE?

El sistema linfático es una red de ganglios y vasos que se encarga de transportar la linfa, un líquido que ayuda a combatir las infecciones.

En muchos casos, junto a la mastectomía o la cirugía conservadora, se extirpan algunos de esos ganglios o vasos linfáticos de la zona de la axila para determinar si se ha extendido el cáncer.

La extirpación de los ganglios y parte de los vasos interfiere en la circulación del líquido linfático, impidiendo el drenaje correcto del mismo y provocando acumulación de líquido.

Esta acumulación es la que produce la hinchazón o linfedema.  

¿CUÁNDO OCURRE?

El linfedema puede desarrollarse inmediatamente después de la cirugía o meses e incluso años más tarde.

En el 75% de los casos aparece entre los 6 meses y los dos años tras la cirugía, no obstante, es muy importante tomar precauciones desde el primer día tras la operación.

No hay que olvidar que el riesgo de sufrir linfedema es permanente.  

¿SE PUEDE CURAR?

El linfedema es una complicación permanente.

Una vez que aparece, no se puede curar. De ahí la importancia de comenzar con las medidas preventivas inmediatamente después a la intervención.

No obstante, existen también estrategias y ejercicios que pueden reducir el tamaño y mantener o restablecer la función y el aspecto del brazo afectado.  

PREVENCIÓN DEL LINFEDEMA

Existen varias medidas que te pueden ayudar a evitar su aparición y  que han de llevarse a cabo inmediatamente después de la cirugía, requiriendo una serie de cuidados diarios por parte de la mujer.

La mejor forma de prevenir su aparición es cuidar el brazo para favorecer la circulación de la linfa e impedir su obstrucción. Además, hay que evitar las infecciones y quemaduras ya que aumentan el líquido linfático y, por tanto, el riesgo de padecer linfedema.  

 
 
 
 
 

¿Qué es la prueba del talón?

prueba del talón

La prueba del talón sirve para descartar la existencia de algunas enfermedades poco frecuentes como la fenilcetonuria, el hipotiroidismo congénito o la fibrosis quística, además de otras que se pueden detectar con la misma muestra.  

Este estudio se realiza a todos los niños y niñas en los primeros días de vida y permite la detección precoz de enfermedades evitando la posible discapacidad asociada a la falta de tratamiento.

Consiste en  la extracción de unas gotas de sangre del talón del recién nacido entre el 3er y 5º día de vida, una vez que el bebé haya tomado alimento, ya sea leche materna o artificial.

Para realizar esta prueba se toma una única muestra de sangre, en el centro de salud o en el hospital, dependiendo de dónde vivas.

La realización temprana de esta prueba permite diagnosticar y poner tratamiento lo antes posible si se detecta alguna enfermedad, y así se podrán evitar trastornos graves para el recién nacido.