¿Es el colecho una práctica segura?

colecho

La práctica de compartir los padres la cama con el bebé (colecho) es un tema polémico.

No existe evidencia científica firme que desaconseje la práctica del colecho en los bebés amamantados en ausencia de factores de riesgo.

Al no existir estudios que indiquen que el colecho es una práctica perjudicial y siendo el colecho tan beneficioso para la práctica y mantenimiento de la lactancia materna, la decisión sobre su práctica debe ser de los padres


RECOMENDACIONES PARA LA PRÁCTICA SEGURA DEL COLECHO:

-No practicarlo si existen estos factores de riesgo: obesidad mórbida, consumo de tabaco, alcohol o drogas por los padres.

-Utilizar un colchón firme y plano.

-Asegurarse de que el bebé no pueda caerse de la cama o quedarse metido entre el colchón y una pared.

-Evitar tener excesivo calor en la habitación (temperatura idónea 18º C).

-Los dos miembros de la pareja deben saber que el bebé está durmiendo en la cama.

-Las mascotas no deben compartir la cama con el niño.

-No cubrir la cabeza del bebé.

 

 
 
 
 
 

Sofocos y Menopausia

sofocos menopausia

Los sofocos se consideran el síntoma más frecuente de la menopausia. 

Consisten en un enrojecimiento de aparición brusca de la piel en la zona del tórax alto, cuello y cabeza, que se acompaña de una intensa sensación de calor corporal intenso y finaliza en ocasiones con sudoración abundante, cuya duración va desde unos pocos segundos hasta unos minutos, y raramente hasta una hora. 

La causa es compleja y aún incierta. Se causa más probable es por disminución de la concentración de las hormonas sintetizadas por el ovario.

La frecuencia de aparición de sofocos y su variabilidad dependen de cada mujer: hay mujeres que tienen sólo un sofoco al mes mientras que otras pueden llegar a tener un sofoco cada media hora. La mayoría de las mujeres sufre sofocos moderados y esporádicos.

Los sofocos pueden aparecer tanto por el día como por la noche. Cuando aparecen por la noche, las mujeres que los padecen pueden agravar los trastornos del sueño e insomnio típicos también de esta época menopaúsica. Si se repiten a menudo, pueden provocar fatiga, ansiedad, irritabilidad e incluso disminución de la memoria.

Hay factores que predisponen su aparición, como por ejemplo el exceso de grasa corporal, el estrés, el ambiente húmedo y caliente, los espacios cerrados, la ingesta de café, alcohol o comidas con muchas especias. 

La duración de los sofocos es variable, entre tres y seis minutos, pudiendo haber sofocos de mayor y menor duración.

Los sofocos pueden variar a lo largo del tiempo, hay mujeres que inicialmente sólo los sufren por la noche, y luego pasan a tenerlos también durante el día. Otras mujeres en cambio, notan que los sofocos van disminuyendo conforme pasa el tiempo. La mayoría de las mujeres con sofocos los mantienen durante más de un año.

Si no se prescribe medicación, suelen remitir de forma espontánea tras varios años de su inicio y una vez termina la etapa inicial de la menopausia, aunque algunas mujeres pueden llegar a padecerlos durante más tiempo, 15 o incluso 25 años.