¿CÓMO SABER SI ESTOY DE PARTO?

¿Cómo saber si estoy de parto?

El saber si una mujer está de parto es una de las cosas que más preocupan a las familias que están esperando un bebé. Sin embargo, cuando una mujer tiene información adecuada, es capaz de distinguir perfectamente los signos que indican el principio del parto y los síntomas por los que debería ponerse en contacto con un profesional sanitario especializado.

Es importante que una mujer embarazada sepa reconocer una contracción uterina y controlar cada cuánto se van repitiendo. Otro signos que debe ser capaz de reconocer es la ruptura de membranas, ya que es otro motivo por el cual se deberá acudir al hospital.

Al inicio del parto las contracciones será irregulares y dolerán de diferente manera. Progresivamente conforme el parto se instaure las contracciones será rítmicas y dolerán todas por igual.

Es importante conocer que el color normal del líquido amniótico es transparente, como el agua. Si se rompe la bolsa y las aguas son claras, la embarazada se encuentra bien, no tiene contracciones que hagan sospechar un parto inminente y se perciben los movimientos fetales, el ingreso puede demorarse hasta 2 horas después de la ruptura. Sin embargo, si las aguas son teñidas (el bebé se ha hecho caca dentro) o hemáticas, el ingreso será necesario hacerlo rápidamente. Ya que aunque en la mayoría de los casos los bebés se hacen caca dentro sin ninguna causa justificada, en un pequeño porcentaje se hacen caca porque no se encuentran del todo bien, por lo que será necesario acudir cuanto antes a un centro sanitario para que nos hagan una valoración.

A veces la embarazada puede dudar si se ha producido la ruptura de membranas o no. Si la ruptura es baja, se pierde mayor cantidad de líquido amniótico y la ruptura es más evidente como en las películas. Pero si la ruptura es alta, se suele perder menos cantidad de líquido y esto hace dudar en algunas casos a la gestante sobre la posible ruptura. En cualquier caso, ante la duda, se deberá consultar. También es fácil confundir el líquido amniótico con el flujo vaginal o la orina. 

El parto es un proceso fisiológico que consiste en el viaje del bebé desde la cavidad uterina hasta el exterior. Por norma general, se considera que el parto ha empezado cuando hay contracciones uterinas rítmicas de 2 o más cada 10 minutos, es decir, como poco, 1 contracción cada 5 minutos. Además, el cuello del útero presenta cambios hacia la maduración y ha empezado a dilatarse. 

¿CÓMO SABER SI TENGO CONTRACCIONES?

Para reconocer una contracción debemos tener en cuenta:

El útero, como cualquier otro músculo, se endurece cuando se contrae. Por tanto, cuando tengas una contracción si tocas tu tripa estará dura y no podrás palpar las partes fetales ni nos movimientos con claridad.

Si tuviésemos que representar una contracción en un papel, la dibujaríamos como una montaña. Al principio, el útero se contrae suavemente y va aumentando progresivamente la intensidad hasta llegar a su máximo y, entonces, decrece progresivamente, disminuyendo poco a poco la sensación de dolor.

La duración de la contracción va a cambiar según la fase del parto en la que nos encontremos. Al inicio suele durar unos 30 segundos, y al final, llegar hasta el minuto.

La sensación de dolor durante la contracción cambia bastante en función de la persona y de la fase del parto. La sensación se podría comparar con un dolor menstrual, y otras veces, con un dolor lumbar. 

MOTIVOS PARA ACUDIR AL HOSPITAL

Es importante que recordemos los motivos por los que acudir al hospital en el contexto del parto:

Si tenemos contracciones rítmicas durante una hora seguida, 1 cada 5 minutos, que no se pasan con el reposo. Si es tu primer hijo se recomienda pasar los pródromos de parto en casa, ya que estarás mas cómoda y podrás disponer de todas las opciones que tu hogar te permite. Pero si es tu segundo hijo o posteriores, si tu primer parto fue rápido deberás acudir antes al hospital, y por lo general se recomienda acudir al hospital cuando las contracciones sean una cada 10 minutos. Aparte de estas recomendaciones, una de las cosas que deberás tener en cuenta a la hora de saber cuándo acudir al hospital será la distancia de tu casa al mismo, ya que no será igual si tardas 10 minutos que si tardas 50.

Si se rompe la bolsa de las aguas o tenemos sospecha de ello. Se debe observar la hora en que empezamos a notar la salida de líquido y el color de las aguas, considerándose normal si el color es transparente. La presencia del líquido verde requiere de una asistencia urgente al centro sanitario.

Si tenemos sangrado vaginal, siendo necesario acudir cuanto antes al hospital.

Si notases que expulsas el tapón mucoso, no es necesario acudir a urgencias por este motivo, ya que no indica que vaya a comenzar el parto de forma inmediata, siendo muy variable en cada mujer. 

Si tienes dudas, ¡pregunta a tu matrona!

¿CÓMO SE PUEDE DISFRUTAR DEL PARTO?

disfrutar del parto

En nuestra sociedad, el parto es un proceso fisiológico que principalmente se vive desde dentro del entorno hospitalario, donde la embarazada puede recibir una asistencia más o menos medicalizada.

Se trata del nacimiento de un ser humano que deberá adaptarse a un nuevo medio y que necesitará de la atención y cuidado de su familia para cubrir sus necesidades básicas.

También es un momento en el que las mamás y papás conocerán a su pequeño y empezarán con él una relación mucho más directa, tras nueve meses de espera.

En el parto tienen lugar cambios físicos, emociones, sensaciones, dolor, sentimientos, miedos, etc. Por tanto, es un momento muy intenso en la vida dela mujer y de la pareja que se debe vivir y asumir de forma positiva. 

La mayoría de las mujeres pensamos que no podremos disfrutar de nuestro parto y lo mejor es que “sea una horita cortita”. Sin embargo, el parto se puede disfrutar. ¿Qué nos hace pensar negativamente?. El problema es que nos imaginamos que el dolor y el disfrute no pueden ir unidos. Pero esto no es así, ya que en el parto si que pueden ir de la mano

Para disfrutar del parto debemos prepararnos para ello, desmontando mitos que han pasado de generación en generación. También debemos estar informadas y deberemos prepararnos para recibir a nuestro bebé, abiertas a todas las posibles opciones que pueden tener lugar en el parto, y conociendo que el parto es el momento en el que vamos a terminar de dar vida a nuestro bebé, que seremos poderosas y la naturaleza nos ha preparado para ello, por lo que todas, incluida tú, podemos parir y disfrutar del parto. 

Si tienes dudas, ¡pregunta a tu matrona!

CONTACTO PIEL CON PIEL INMEDIATO Y LACTANCIA MATERNA

contacto piel con piel y lactancia materna

¿ES EFICAZ Y SEGURO EL CONTACTO PIEL CON PIEL INMEDIATO E ININTERRUMPIDO PARA EL BUEN INICIO DE LA LACTANCIA MATERNA?

Si, la realización del contacto piel con piel inmediato tras el parto conlleva beneficios más allá de la lactancia materna, ya que influye en la adaptación del recién nacidos al medio, en el establecimiento del vínculo entre la madre y su hijo, en la regulación de la temperatura corporal del recién nacidos y en menor llanto.

Estos efectos positivos son extrapolables a los recién nacidos por cesárea.

RECOMENDACIONES

Se recomienda realizar el contacto piel con piel inmediato e ininterrumpido tras el parto, colocando al recién nacido en decúbito prono, desnudo, con la cabeza ladeada sobre el abdomen y pecho desnudo de la madre durante los primeros 120 minutos tras el nacimiento.

Se recomienda secar suavemente la cabeza y espalda del recién nacido, pero no sus manos.

Para evitar la pérdida de calor se recomienda cubrirle con una manta precalentada y ponerle un gorro.

El estado de la madre y del recién nacido deben ser supervisados durante ese tiempo por un acompañante correctamente informado o por un profesional sanitario.

En recién nacidos por cesárea, se recomienda realizar el contacto piel con piel inmediato tras el parto siempre que la situación del recién nacido y la madre lo permita. Los cuidados que sean necesarios se pueden realizar con el recién nacido sobre el pecho de la madre.

MÁS INFORMACIÓN: GPC sobre lactancia materna.

Si tienes dudas, ¡pregunta a tu matrona!

CONTRACCIONES DE BRAXTON HICKS

contracciones Braxton hicks

A diferencia de las contracciones que desencadenan el trabajo de parto, las contracciones de Braxton Hicks tienen una frecuencia e intensidad muy bajas que las hacen imperceptibles en la mayoría de los casos.

A partir de la segunda mitad del embarazo, la gestante puede empezar a apreciar estar contracciones en forma de endurecimiento del útero, pero no se producen modificaciones en el cuello del útero.

Debido a que estas contracciones aumentan su intensidad y frecuencia de forma progresiva hasta el momento del parto, se pueden confundir con las contracciones de parto, aunque , como veremos más adelante, son muy diferentes.

A diferencia de las contracciones de parto, la frecuencia de las contracciones de Braxton Hicks es irregular a lo largo de la gestación.

Su función es únicamente madurar el cuello uterino y prepararlo para el parto. Sin embargo, no participan en su dilatación.

Estas contracciones son indoloras

Si tienes dudas, ¡pregunta a tu matrona!

MOVIMIENTOS FETALES

movimientos fetales

Los movimientos fetales en las embarazadas por primera vez se empiezan a percibir sobre las 18-20 semanas, mientras que en las que ya han tenido más embarazos se emplean a notar antes, sobre las 16-18 semanas de gestación.

Al principio estos movimientos son muy suaves o sutiles, pero conforme pasan las semana de embarazo van evolucionando y se hacen mucho más notorios e inclusos pueden llegar a ser incomodos para la futura mamá.

Los movimientos fetales nos aportan información sobre el bienestar del feto y, por lo tanto son positivos.

Su ausencia es motivo de consulta

Si tienes dudas, ¡pregunta a tu matrona!