LA DURACIÓN DEL EMBARAZO

duración del embarazo

La duración del embarazo se calcula desde el primer día del último periodo menstrual normal y la fecha de parto.

La duración aproximada de la gestación es de 280 días o 40 semanas, con una variación de 2 semanas arriba o abajo, a partir de la fecha de la última regla (FUR).

El tiempo de embarazo se suele expresar en días o semanas completos, en vez de meses, como hace tiempo, y eso da mucha confusión a muchas mujeres.

En la especie humana, la diferencia con otros mamíferos, existe variabilidad en la duración de la gestación. Ésta viene determinada por una serie de factores relacionados que pueden influir, como por ejemplo la raza materna, el no haber tenido ningún hijo antes, embarazos anteriores prolongados o acortados, embarazos gemelares, etc. En los estudios, sin embargo, no se han encontrado diferencias con respecto a la edad materna, historia de abortos previos, sexo del feto o sangrado vaginal previo a la semana 24 de gestación.

TIPOS DE PARTO SEGÚN LA EDAD GESTACIONAL

Según cuando se produce el parto podemos hablar de:

Parto pretérmino: antes de las 37 semanas de embarazo.

Parto a término: entre las 37 y 41 semanas de embarazo.

Parto postérmino: a partir de las 42 semanas de embarazo.

¿CÓMO CALCULAR LA FECHA PROBABLE DE PARTO?

Para el cálculo de la fecha probable de parto existen varias reglas.

La más utilizada es la Regla de Neagele, que consiste en añadir al último día de la regla 7 días y se le retroceden 3 meses.

Si tienes dudas, ¡La Matrona Responde!

YOGA Y EMBARAZO

yoga y embarazo

Hoy me gustaría compartir un estudio (revisión sistemática) que realicé hace un tiempo sobre el yoga y el embarazo.

El yoga es una técnica hindú milenaria que busca cultivar cuerpo, mente y alma.

En la actualidad, se recomienda el yoga como una de las mejores prácticas de ejercicios durante el embarazo, ya que la mayoría de posturas pueden adaptarse a las modificaciones corporales que sufre la gestante, y por otro lado puede ayudar a la parturienta a reducir el estrés y focalizar la atención en la vivencia del momento, disminuyendo la percepción dolorosa del mismo y proporcionando una mayor satisfacción personal.

El objetivo de este estudio era evaluar la efectividad, seguridad y conveniencia de la práctica de yoga durante el embarazo normal a través de la evidencia científica disponible al respecto más actual.

RESULTADOS

 La práctica de yoga durante el embarazo puede aportar grandes beneficios a la mujer gestante:

CONFORT, BIENESTAR Y CONFIANZA

–El yoga en el embarazo aporta una mayor sensación de bienestar y serenidad, además de tonificar y fortalecer la musculatura. 

–Mayor bienestar materno y menor percepción dolorosa en el parto y en las dos primeras horas postparto. 

Mejora el bienestar físico y psicológico de la embarazada. 

Menor necesidad de tomar fármacos

FORTALECIMIENTO DE LA MUSCULATURA

–El yoga en el embarazo ayuda a tonificar la musculatura y fortalecer la musculatura de hombros, espalda, piernas, abdomen y región perineal. 

–Es especialmente útil para prevenir el dolor de espalda

ESTRÉS, ANSIEDAD Y DEPRESIÓN

Reduce significativamente el estrés y la ansiedad materna, mejorando la respuesta adaptativa a la tensión. 

Mejora depresión y ansiedad materna.

RESULTADOS PERINATALES

–Las practicantes de yoga durante el embarazo presentaron un menor número de complicaciones durante este periodo (hipertensión inducida por el embarazo, retardo del crecimiento uterino o partos prematuros).

Menor duración del trabajo del parto

SEGURIDAD

No se ha manifestado dinámica uterina.

El ritmo cardiaco se mantiene dentro de rangos seguros

–El yoga es seguro, aportando además importantes beneficios en el binomio madre-hijo.

CONCLUSIONES

 El yoga durante el embarazo parece seguro y útil para disminuir algunas molestias comunes entre las embarazadas, especialmente la autoconfianza y autocontrol.

Sin embargo, debido a las limitaciones encontradas en algunos de los estudios que ha tratado de evaluar los efectos del yoga, tanto el la madre como en el feto, son necesarias nuevas investigaciones sobre el tema.

REFERENCIAS

  1. Azón A, Mir E. Yoga en el embarazo. Med Natur. 2011; 5 (1): 13-17.
  2. Kawanishi Y et al. Effects of prenatal yoga: a systematic review of randomized controlled trials. Nihon Koshu Eisei Zasshi. 2015;62(5):221-31.
  3. Sharma M, Branscum P. Yoga interventions in pregnancy: a qualitative review. J Altern Complement Med. 2015 Apr;21(4):208-16.
  4. Babbar S, Parks-Savage AC, Chauhan SP. Yoga during pregnancy: a review. Am J Perinatol. 2012 Jun;29(6):459-64.

Si tienes dudas, ¡La Matrona Responde!

¿QUÉ ES EL SUELO PÉLVICO?

Suelo pélvico

El suelo pélvico es el grupo de músculos que recubren el suelo de la pelvis y que están relacionados de forma directa con la continencia urinaria y anal, así como la sujeción de los aparatos urinario, reproductor y digestivo.

El suelo pélvico está delimitado por cuatro estructuras óseas: el pubis, los dos isquiones y el coxis, que forman un rombo. Este rombo está formado por dos triángulos: uno anterior (diafragma urogenital), que contiene la uretra y la vagina, y otro posterior (diafragma pélvico), que contiene la parte anal del recto. 

Entre el diafragma urogenital y el diafragma pélvico, es decir, entre la vagina y el ano, se encuentra el centro fibroso del periné. Es un punto estratégico, el punto de principal anclaje de muchos de los tejidos del suelo pélvico. Es fácil mirarlo y tocarlo, y constituye un buen punto de referencia para conocer el estado general de esta zona. El centro fibroso tiene, o debería tener, un tacto resistente y elástico. No debería estar abombado hacia fuera en reposo ni ser demasiado blando. Y, durante la contracción del suelo pélvico, debe endurecerse y meterse hacia el interior del cuerpo. Si observas que se abomba hacia fuera, es tiempo de acudir a un especialista para que valore tu suelo pélvico.

El suelo pélvico, en realidad, forma parte de un conjunto más grande: la esfera abdómino-pélvica. El techo de la esfera es el diafragma, las paredes son la musculatura abdominal profunda (transverso del abdomen) y la parte inferior es el suelo pélvico. Los tres configuran una unidad funcional, es decir, se relacionan entre sí, trabajan juntos.

Anatómicamente, el suelo pélvico es complejo. Se organiza en tres capas, pero a efectos prácticos hablaremos de dos niveles: profundo y superficial.

MÚSCULOS PROFUNDOS

Los músculos profundos están relacionados con la sujeción y el sostén de las estructuras. El más profundo es el elevador del ano, un músculo muy grande que cierra la pelvis por abajo. Tiene forma de U y rodea la uretra, la vagina y el recto, lo que permite el paso a través del hiato urogenital. Es tan grande que tiene cuatro fascículos con nombre propio: puborrectal, pubococcígeo, pubovaginal e iliococcígeo. El elevador del ano es el rey del suelo pélvico. Es el más grande, y el más implicado en la mayoría de los problemas. El músculo puborrectal hace una lazada alrededor del recto y la vagina, generando el ángulo anorrectal, un elemento clave en la continencia y en la correcta sujeción de las vísceras. Junto con el músculo coccígeo, el gran elevador del ano forma el llamado diafragma pélvico, una estructura en forma de embudo que configura la mayor parte del suelo de la pelvis.

MÚSCULOS SUPERFICIALES

Entre los músculos superficiales, destacan los que rodean la vagina y la uretra (isquiocavernoso, bulboesponjoso, transverso superficial…) además del esfínter anal. Los músculos superficiales están relacionados básicamente con el cierre y contención, pero también con el mundo sexual. Los músculos bulboesponjoso e isquiocavernoso se insertan en el clítoris y contribuyen a su erección.

Si tienes dudas, ¡La Matrona Responde!

¿QUÉ PASA CUANDO LLEGAS AL HOSPITAL DE PARTO?

hospital y parto

Cuando llegas al hospital te recibirá la matrona o el ginecólogo y te harán una valoración para determinar si te quedas ingresada de parto y tienes que volver a tu domicilio esperar que avance más el parto.

Para valorar esto se utilizan varios medios, siendo el más frecuente el TACTO VAGINAL, con el que se podrá saber cómo se encuentra tu cuello uterino y en que fase está la dilatación. También te realizarán un monitor o registro cardiotocográfico, para ver como se encuentra tu bebé y ver las contracciones que tienes. En algunos casos también puede hacer una ecografía, pero no será necesario para valorar si el parto está iniciado o no.

Los profesionales sanitarios especializados también revisarán el historial de tu embarazo para ver si hay algún factor de riesgo a la hora de parto o posparto.

Una vez te quedes ingresada en el hospital, se te canalizará una vía venosa, te darán un camisón para que te pongas y pasarás a la sala de dilatación u otra habitación según los protocolos de cada hospital. Desde este momento estarás acompañada en todo momento por los profesionales que acompañen tu parto, siendo un buen momento para plantear tus dudas o cuestiones que te preocupen.

Si por el contrario el trabajo del parto no ha comenzado, o todavía no has dilatado lo suficiente y te recomiendan volver a casa, no lo vivas con decepción, son situaciones muy frecuentes, y recuerda que siempre estarás mejor en tu casa en estos momentos. Los estudios científicos nos dicen que estar en el hospital cuando aún no está instaurado el parto conlleva un mayor riesgo de intervenciones durante el parto

Finalmente quiero comentar que desde hace unos años han cambiado las recomendaciones sobre diferentes intervenciones que se hacían en el parto y que ahora están desaconsejadas y no se deben hacer.

Estas son:

Ingesta de líquidos: actualmente las últimas recomendaciones permiten la ingesta de líquidos claros durante el parto (agua, bebidas isotónicas, zumo de manzana, etc). Sin embargo, no en todos los centros se ofrecen y dependerá de los protocolos del centro.

Enema: actualmente está desaconsejado el uso del enema de forma rutinaria, ya que se ha comprobado que no reducen la tasa de infección materna o neonatal, ni los desgarros y tampoco mejora la satisfacción materna, sino todo lo contrario.

Rasurado de la zona perineal: antiguamente se recomendaba el rasurado de la zona perineal para prevenir infecciones de la zona, sin embargo, hoy en día la evidencia científica no lo recomienda ya que no existen pruebas que avalen esta efectividad. 

Si tienes dudas, ¡La Matrona Responde!

VIBRADORES FEMENINOS

Vibradores

Los vibradores son los juguetes eróticos más vendidos, los reyes del placer.

Y es que gracias a sus potentes vibraciones los vibradores pueden estimular todas las zonas erógenas del cuerpo, generando las sensaciones más intensas y placenteras.

Los vibradores, como su nombre indica, vibran gracias a la rotación de los motores eléctricos internos, que giran a miles de revoluciones por minuto.

Estas vibraciones se reparten por la superficie del vibrador y se transmiten a nuestro cuerpo al entrar en contacto con nuestra piel.

Existen multitud de vibradores en el mercado.

VIBRADORES CONEJITO

¿Te imaginas poder disfrutar el doble?

Pues deja de imaginar, porque un vibrador conejito se caracteriza por tener dos partes: una insertable para estimular la vagina o el punto G, y otra externa para estimular el clítoris.

Estos vibradores se llaman “conejito” porqué como podemos observar, el estimulador de clítoris hace que la forma de este juguete sexual se asemeje a un conejo.

También hay quien les llama Vibradores mariposa, por el mismo motivo, pueden parecer las alas de una mariposa.

Si no has usado nunca un vibrador de tipo conejito, debes tener en cuenta que la parte del juguete más corta debe quedar fuera en todo momento para que pueda estimular bien tu clítoris.

La parte más alargada es la encargada de estimular de manera directa la vagina y el punto G, mientras que su otro extremo se encarga de estimular el clítoris.

La Matrona Responde os presenta los vibradores conejito más  vendidos. 

VIBRADORES CLITORIALES

Los vibradores clitoriales, también conocidos como vibradores para estimular el clítoris o masajeadores de clítoris, se caracterizan por tener una forma ergonómica que se adapta perfectamente al cuerpo de la mujer.

Todos los vibradores clitoriales están diseñados específicamente para estimular el clítoris de la mujer, no para ser introducidos dentro de vagina.

Un masajeador clitorial también puede utilizarse para estimular o masajear otras zonas de tu cuerpo o el de tu pareja: muslos, hombros, espaldas, glúteos, pechos, cuello…

Los preliminares con un vibrador clitorial son mucho más divertidos y mucho más efectivos, ya que ayudan a incrementar el nivel de excitación, lo que «prepara» el cuerpo de la mujer y facilita la lubricación natural.

La Matrona Responde os presenta los vibradores clitoriales más  vendidos. 

VIBRADORES VAGINALES

El vibrador vaginal es el utilizado para uso interno.

Los vibradores vaginales son los más buscados del mercado, ya que gracias a su forma ergonómica consiguen estimular el punto G y darte los mejores orgasmos que jamás hayas tenido.

Además, teniendo en cuenta que cada vagina es única, tu vibrador vaginal se adaptará a ella perfectamente para asegurar los mejores orgasmos.

¡Empieza a divertirte al máximo

La Matrona Responde os presenta los vibradores vaginales más  vendidos.