ADAPTACIÓN A LA VIDA EXTRAUTERINA

adaptación a la vida extrauterina

Con el nacimiento de un bebé tienen lugar una serie de cambios en su organismo para adaptarse al medio extrauterino.

Los cambios más importantes que nos podemos encontrar son : respiratorios, circulatorios y metabólicos.

Hoy os voy a contar todas estas modificaciones que ocurren en el cuerpo del recién nacido.

CAMBIOS RESPIRATORIOS

Tras el parto, el recién nacido iniciará la ventilación pulmonar, ya que en el útero la manera de oxigenarse era a través de la placenta.

Los mecanismos que desencadenan la primera respiración son varios. Existen estímulos físicos (como el cambio del temperatura al salir del útero), estímulos sensoriales (táctiles, auditivos, olfatorios), estímulos químicos (se estimula el centro respiratorio porque el nacimiento supone un episodio transitorio de disminución del oxígeno en sangre) y estímulos mecánicos (el propio paso por el canal del parto supone un drenado de hasta un 30% de las secreciones pulmonares).

Una vez se ha iniciado la primera respiración del recién nacido y con las primeras respiraciones se va a conseguir que el líquido que estaba durante el embarazo dentro de los pulmones, salga hacia el exterior y se reabsorba. De esta manera el oxígeno podrá llegar a todo su organismo.

CAMBIOS CIRCULATORIOS

En el feto (bebé intrauterino), la circulación es diferente: el circuito pulmonar no va a funcionar y el intercambio gaseoso correrá a cuenta de la placenta. Para desviara al sangre cuando llega a la aurícula derecha existen dos sistemas, el Foramen oval y el Ductus arterioso.

El feto recibe el oxígeno a través de la placenta por medio de la vena umbilical que transporta sangre oxigenada. La vena umbilical llega al Conducto Venoso de Arancio o Ductos Venoso (a nivel del hígado) y de ahí pasa a la vena cava inferior y a la aurícula derecha. Para salvar la circulación pulmonar el feto cuenta con el Foramen Oval o Agujero de Botal que comunica ambas aurículas, y la sangre pasa directamente de la aurícula derecha a la aurícula izquierda. De la aurícula izquierda, pasa al ventrículo izquierdo aorta ascendente (lleva la sangre a las extremidades superiores, cabeza y capa muscular del corazón). Esta sangre es la mejor oxigenada.

Una parte de la sangre que llega a la aurícula derecha sí pasa al ventrículo derecho, y de ella sólo un 8-10% llega al pulmón, lo nutre y regresa a la aurícula izquierda, ventrículo izquierdo y aorta ascendente. El resto de la sangre que alcanza el ventrículo derecho pasa por el Ductus arterioso , que comunica la arteria pulmonar con la aorta descendente, para irrigar las vísceras del abdomen, pelvis y extremidades inferiores.

El retorno de la sangre del cuerpo se recoge por las arterias umbilicales hacia la placenta.

Tras el nacimiento, finaliza la circulación de sangre procedente de la placenta y se favorece que la circulación. También tiene lugar el cierre del foramen oval, del ductus arterioso, del conducto venoso de Arancio y de los vasos umbilicales (por clampaje del cordón).

ADAPTACIÓN METABÓLICA

Cuando el recién nacido es separado de su madre tiene que poner en marcha mecanismos necesarios para mantener su metabolismo basal, temperatura, actividad muscular y niveles de azúcar en sangre.

Tras el nacimiento, los niveles de azúcar en sangre disminuyen rápidamente, alcanzando los niveles más bajos a la 1-2 horas de vida y estabilizándose a las 3-4 horas. Los valores medios de azúcar en sangre en un recién nacido de más de 2500 gramos en los tres primeros días de vida son 60-70 mg/dl. Subiendo un poco después.

¡Si tienes dudas, La Matrona Responde!

VACUNACIÓN FRENTE AL COVID EN MUJERES EMBARAZADAS

vacuna covid embarazo

El pasado 3 de agosto se publicó el Acuerdo de la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) sobre la VACUNACIÓN FRENTE AL COVID-19 EN MUJERES EMBARAZADAS.

Según este documento y por tanto las recomendaciones más reciente sobre el tema en nuestro país:

La Estrategia de Vacunación frente a COVID 19 en España, consideró desde el principio la posibilidad de vacunar a las mujeres embarazadas debido al mayor riesgo de desarrollar enfermedad grave, sobre todo aquellas con determinados factores de riesgo asociados a enfermedad grave (edad materna avanzada, mayor masa corporal, hipertensión arterial crónica, preeclampsia y la diabetes preexistente)

Una vez iniciada la campaña de vacunación, las Guías Técnicas de vacunas recomendaban valoración individual del riesgo-beneficio por el profesional sanitario en el caso de vacunación de personas priorizadas en la primera etapa (sobre todo personal sanitario y sociosanitario) que pudieran estar embarazadas.

En la Actualización 7 de la Estrategia, y dada la evidencia disponible hasta el momento, se acordó recomendar la vacunación a las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia con vacunas de ARNm cuando les correspondiera según el grupo de priorización al que pertenecieran. Esta recomendación se realizó tras haberse publicado en EE.UU. una revisión de los datos disponibles sobre seguridad de la vacunación correspondientes a casi 40.000 mujeres embarazadas que recibieron vacunas de ARNm.

La serie más amplia que recoge el trimestre de vacunación no encontró un patrón específico de anomalías congénitas independientemente del momento de vacunación, sin embargo, la evidencia disponible es aún limitada. Tampoco se dispone de información que relacione el momento idóneo de vacunación de la embarazada y la mayor protección conferida al recién nacido. La vacunación de la embarazada está ampliamente recomendada en la mayoría de países.

La situación en el momento actual de la pandemia se ha traducido en un aumento de la incidencia de infección en las mujeres embarazadas, con aumento en la hospitalización, ingresos en UCI y casos fatales. Además, parece que el riesgo de complicaciones afecta no sólo al tercer trimestre sino también a las fases finales del segundo trimestre. En este momento es especialmente necesario recomendar la vacunación de las mujeres embarazadas para disminuir el riesgo de complicaciones, tanto para la madre como para el neonato.

RECOMENDACIONES

1. Se recomienda la vacunación frente a COVID-19 a las mujeres embarazadas. La vacuna evita complicaciones durante el embarazo, especialmente, si existen factores de mayor riesgo como pueden ser obesidad, edad mayor de 35 años, hipertensión arterial, diabetes o preeclampsia.

2. No existe contraindicación para la vacunación frente a COVID-19 en ningún trimestre del embarazo.

3. Se debe facilitar que las mujeres embarazadas lleguen completamente vacunadas al periodo de máximo riesgo de complicaciones en caso de infección por COVID-19 (finales del 2º trimestre y 3º trimestre del embarazo).

4. Se debe priorizar la vacunación de las mujeres embarazadas por su mayor riesgo frente a COVID- 19 fomentando estrategias de captación específicas para mujeres embarazadas.

5. Las vacunas elegidas para la vacunación de las gestantes deben ser de ARNm, independientemente de la edad de la gestante.

6. Es importante también que las personas del entorno de la embarazada estén correctamente vacunadas frente a COVID-19 y que, tanto embarazadas como convivientes, refuercen las medidas de prevención:

– Limitar al máximo los contactos

– Usar mascarilla

– Lavarse las manos

– Ventilar los espacios

– Mantener la distancia interpersonal

– Evitar las aglomeraciones

7. Si se está planificando un embarazo, es conveniente completar la vacunación antes.

8. Puede consultar el mejor momento para vacunarse con su profesional sanitario.

PARA MÁS INFORMACIÓN CONSULTAR

Estrategia de vacunación frente a COVID-19 en España. Actualización 8. (Apartado 5. Vacunación de embarazadas, puerperio y lactancia): https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/vacunaciones/covid19/docs/COVID19_Actualizacion8_EstrategiaVacunacion.pdf

Recomendaciones de FACME para profesionales sobre vacunación frente a COVID-19 en el embarazo: https://facme.es/wp-content/uploads/2021/08/20210803-FAC-Embarazadas-Recomendaciones-para-la-vacunacion-frente-a-COVID-19-.pdf

En resumen, las mujeres embarazadas tienen más riesgo de complicaciones por COVID-19, por lo que si estás planificando un embarazo, ¡vacúnate antes!. Si ya estás embarazada ¡vacúnate!, siendo la vacuna segura en el embarazo y reduciendo el riesgo de complicaciones. Finalmente, también es importante que las personas de tu entorno estén vacunadas y que todos reforcéis las medidas de prevención.

Descubre en mi blog, todo sobre la vacuna frente el coronavirus también durante la lactancia: https://lamatronaresponde.com/puedo-vacunarme-frente-al-covid-19-si-estoy-dando-lactancia-materna/

Si tienes dudas ¡La Matrona Responde!

¿CÓMO SE REGULA LA PRODUCCIÓN DE LECHE EN LA LACTANCIA?

producción de leche materna

La glándula mamaria está compuesta por alvéolos en los que se produce la leche y un sistema de conductos que la drenan al exterior. Un grupo de 10 a 100 alvéolos forman los lobulillos, que desembocan en un conducto. Los lobulillos se agrupan a su vez, y cada 20-40 forman un lóbulo. Cada mama está constituida por 15-20 lóbulos que drenan al exterior a través de los conductos galactóforos. Al atravesar el pezón los conductos se dilatan formando los senos galactóforos.

La leche se produce continuamente en los alvéolos.

La producción va a depender tanto de la madre (rapidez de producción en los alveolos) como del lactante (eficacia y frecuencia del vaciado del pecho).

La leche se produce continuamente y se queda en los alveolos y los conductos hasta la siguiente toma. La leche más fluida avanza sin dificultad por los conductos, y la más espesa, con más contenido graso, sólo sale de los alvéolos con la fuerza de la succión junto con la de la hormona oxitocina, que juega un papel muy importante en la lactancia (también está relacionada con el parto). El contenido graso aumenta a medida que aumenta el vaciado de la mama.

La eyección, que consiste la salida de la leche de los alvéolos, se produce por la oxitocina que contrae los alvéolos empujando la leche hacia los conductos y los senos.

Hay dos sistemas de regulación de la producción y la eyección láctea: Sistemas centrales de regulación y Sistemas locales de regulación.

SISTEMAS CENTRALES DE REGULACIÓN

Son estimuladores, es decir, favorecen la creación de leche.

Se produce a través de hormonas como la prolactina, oxitocina, progesterona y otras (hormonas tiroideas, hormona del crecimiento, insulina, corticoides suprarrenales).

Prolactina

Se produce en la hipófisis anterior (glándula localizada en la cabeza) durante el embarazo en respuesta a los niveles altos de estrógenos y progesterona.

Contribuye al desarrollo de la glándula mamaria y la producción láctea a partir de la 20 semana de gestación.

Después del parto, los niveles de estrógenos y progesterona disminuyen y la prolactina se crea de manera pulsátil en respuesta a varios estímulos como la succión del pezón por el bebé.

Aumenta durante el sueño, por la noche.

Oxitocina

La fuerza originada por el bebé con la succión no es suficiente para que se vacíen los alvéolos, siendo imprescindible la contracción que la oxitocina provoca en las células mioepiteliales que rodean los alvéolos.

La oxitocina se libera por el hipotálamo (glándula localizada en la cabeza) en respuesta a la succión, estimulación o estímulos visuales, sonoros o emocionales relacionados con el bebé. Por eso, si empezamos a trabajar y nos tenemos que sacar leche en el trabajo, se recomienda llevar algo que recuerde al bebé.

El estrés o la ansiedad repentinos pueden bloquear el reflejo de eyección, y dificultar a lactancia.

Progesterona

Es necesaria para el desarrollo de la glándula durante el embarazo.

Cuando disminuyen sus niveles bruscamente tras el alumbramiento se desencadena el inicio de la lactancia materna posparto.

La retención de restos placentarios, por tanto, puede retrasar esta etapa.

SISTEMAS LOCALES DE REGULACIÓN

Son inhibidores, es decir, disminuyen la producción de leche.

Los más importantes son: la presión intraalveolar y el factor inhibido de la lactogénesis (PIF).

Presión intraalveolar

Si se queda leche retenida dentro de los alveolos la presión aumenta, impidiendo la vascularización (llegada de sangre) y la llegada de hormonas para la producción y eyección de leche.

Factor inhibido de la lactogénesis (PIF)

Es una proteína producida por las células de los alvéolos que inhibe la sensibilidad a la prolactina y la producción láctea, hecho que ocurre si no hay un vaciado regular de la mama.

El PIF aumenta su concentración en los alvéolos y se inhibe la producción de leche.

¡Si tienes dudas, La Matrona Responde!

SEMANA MUNDIAL DE LA LACTANCIA MATERNA

Semana Mundial de la Lactancia Materna 2021

Del 1 al 7 de agosto se celebra en más de 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna, cuyo objetivo es fomentar la lactancia materna, o natural, y mejorar la salud de los bebés de todo el mundo.

Esta Semana Mundial de la Lactancia fue proclamada oficialmente por la OMS y UNICEF en 1992 coincidiendo con el Aniversario de la Declaración Innocenti, formulada por altos cargos de estas dos organizaciones en agosto de 1990 con el fin de proteger, promover y respaldar la lactancia materna.

Sin embargo en Europa, y también en España, por ser agosto pleno periodo vacacional, la Semana de la Lactancia Materna se celebra en octubre. Esta fecha se eligió porque, si un embarazo empezara el 1 de enero, la fecha probable del parto y el comienzo de la lactancia serían en la semana 41 del año, en octubre. Así que se ha elegido para celebrar la Semana Mundial de la Lactancia Materna, el primer domingo de octubre.

¡Descubre en mi blog todo sobre la Lactancia Materna!

¡Si tienes dudas, La Matrona Responde!