¿CÓMO PUEDO SENTIRME MEJOR EN EL PREPARTO?

¿Cómo puedo sentirme mejor en el preparto?

En el hospital a partir de las 38-40 semanas de embarazo te van a controlar de manera más exhaustiva y te realizarán un registro cardiotocográfico (RCTG) de vez en cuando para valorar el bienestar fetal.

Lo mejor que se puede hacer para sobrellevar los pródromos de parto es distraerse, pasear, leer, escuchar música, descansar, bañarse, reír, etc. Es decir, continuar con la vida cotidiana.

Se recomienda llevar una respiración lenta y los masajes durante las contracciones, que servirán de entreno para el parto. 

Si tienes dudas, ¡La Matrona Responde!

¿QUÉ ES LA MENOPAUSIA?

menopausia

La menopausia es la etapa de la vida de la mujer que se produce cuando deja de tener la menstruación, y se presenta junto a una serie de síntomas naturales que anuncian un cambio en el organismo.

En realidad, la palabra menopausia significa «última regla». Aunque normalmente utilizamos esta palabra para referirnos a todo el proceso anterior y posterior a la última regla, para hablar de esta etapa de la vía de la mujer sería más correcto utilizar la palabra CLIMATERIO, que incluye todos las modificaciones que tiene una mujer, tanto antes como después de dejar de menstruar.

Las mujeres nacen con un número determinado de óvulos, que se almacenan en los ovarios. Los óvulos son los responsables también de fabricar estrógenos y progesterona, las hormonas que controlan la menstruación y la ovulación. La menopausia se produce cuando los ovarios dejan de liberar los óvulos cada mes y la menstruación cesa.

Cuando los ovarios de una mujer dejar de libera óvulos cada mes y la menstruación desaparece, la mujer está en la plenitud de la vida adulta y todavía es y siente joven. Sin embargo, los cambios hormonales que se inician en esta etapa pueden producir un efecto emocional indeseado y originar algunos cambios físicos, que a veces, implican dudas o preocupaciones.

Durante la etapa previa a la menopausia, la PERIMENOPAUSIA, la mayoría de las mujeres notan cambios en su ciclo menstrual: irregularidad, periodos más cortos o más largos, sangrado excesivo o falta de menstruación. Estos cambios pueden tener lugar desde varios años antes de que desaparezca definitivamente la menstruación.

La mayoría de las mujeres tienen la regla por última vez cuando se acercan a los 50 años. Algunas lo hacen mucho antes, por ejemplo, las mujeres fumadoras, y muy pocas lo hacen después de los 55 años.

La menopausia se considera normal cuando ocurre después de los 45 años, aunque algunas mujeres pueden tenerla antes. Esto puede deberse a alguna enfermedad en los ovarios o a tratamientos médicos como la quimioterapia. Cuando ocurre antes de los 40 años se llama MENOPAUSIA PRECOZ.

Saber cuáles son los síntomas durante la menopausia y cómo aliviarlos, entender los cambios físicos, asegurarte de que si puedes o no quedar embarazada, descubrir qué ocurre con el sexo y la menopausia o cuáles son los suplementos nutricionales te permitirá hacer una buena prevención y cuidar tu salud también en esta etapa de la vida.

¡Navega por este blog y descubre todo sobre la menopausia!

¡Si tienes dudas, La Matrona Responde!

EL PREPARTO, ESA DUDOSA FASE ANTES DEL PARTO

PREPARTO

Después de aproximadamente nueve meses de larga espera, se acerca el tan ansiado momento del parto. Pero no podemos olvidar que cada parto es distinto: no tiene por qué parecerse a los anteriores ni a los del resto de la familia. Los partos son tan únicos como lo son las personas.

Unos días antes de la fecha probable de parto, aparecen una serie de signos y síntomas que hacen sospechar que el parto está cerca: son los llamados PRÓDROMOS DE PARTO, que no van a ser los mismos en todas las embarazadas, ni van a tener igual duración e intensidad:

  • El abdomen baja al descender el feto, lo que hace que puedas notar menos la pesadez de las digestiones y disminuya el ardor de estómago. Sin embargo, la vejiga está más presionada y te produce la necesidad de orinar con mayor frecuencia en escasa cantidad.
  • Van a aparecer, sobre todo por la tarde y por la noche, unas contracciones que la mujer puede identificar como contracciones musculares, o pinchazos en la parte baja del abdomen, pero que no son rítmicas y suelen desaparecer o disminuir con el reposo. No las vamos a considerar como contracciones de parto porque no inducen la dilatación, aunque sí van madurando el cuello del útero ablandándolo y preparándolo para dilatar.
  • Cuando la cabeza del bebé se encaja en la pelvis, pueden diminuir los movimientos fetales.
  • Puede que notes más dolor de espalda y que aparezcan otros síntomas generales como flatulencias, inquietud y nervios, etc.
  • Al reblandecerse el cuello del útero se expulsa el tapón mucoso, que es generalmente espeso, y más o menos oscuro o incluso sanguinolento.
  • Puede romperse bruscamente la bolsa de las aguas, aunque no tengas contracciones o falte todavía algunos días para el final del embarazo. Si es este tu caso, debes acudir al hospital, donde se decidirá el tratamiento adecuado. Cuando llegues al hospital, debes explicar si has expulsado mucha o poca cantidad de líquido y el color que tenía. La rotura de la bolsa no supone, en principio, ningún riego para el recién nacido, siempre que el embarazo sea a término; pero sí puede ser un riesgo de infección para la madre y un condicionante para finalizar el parto en menos de 48 horas.

Comienzas a estar incómoda. Notas cada vez más contracciones pero no lo suficiente frecuentes para acudir al hospital.

Durante esta fase no sabes muy bien qué hacer y, generalmente, es el momento en que tus familiares te proponen ir al hospital.

Entonces, ¿qué hay que hacer en este periodo de comienzo del parto? Si todo esta bien y no existen signos de alarma, algo muy sencillo y básico que te va a ayudar a sobrellevar las molestias y el dolor y sobretodo, ese tiempo hasta el inicio del parto, que en ocasiones se hace interminable:

  • Pasear y adoptar posturas en las que estés cómoda.
  • Hacer movimientos con la pelota de parto.
  • Aplicar calor en zonas de dolor.
  • Masajes para relajar tensiones y aliviar dolor.
  • Disfrutar de una ducha caliente.

Todas estas actividades son muy beneficiosas para esta fase, sin embargo, puedes hacer aquello que te resulte placentero y te ayude a relajarte y a afrontar esta fase con energía y fuerza para el momento que está por llegar.

Lo más recomendable, y centrándonos sólo en las contracciones, sería esperar en casa hasta que las contracciones tuvieses una frecuencia de 2-3 contracciones cada 10 minutos durante al menos 1-2 horas. Sin embargo, si sentís algún signo o síntoma que os mantiene intranquilas, podéis acudir al hospital sin problema.

Si tienes dudas, ¡La Matrona Responde!

FUENTE: «GUÍA LOS CONSEJOS DE TU MATRONA»

¿SE PUEDE PRACTICAR SEXO CON LA MENSTRUACIÓN?

¿Se puede practicar sexo durante la menstruación?

La menstruación no tiene por qué obligarte a dejar de tener relaciones relaciones sexuales, incluso se podría decir que tiene algunas ventajas.

Aunque hay muchas de sexualidad, en este post nos centraremos en el coito, o acto sexual con penetración.

El sexo puede ser tan placentero durante la menstruación como durante el resto de los días del ciclo.

Durante el periodo se produce una lubricación natural que facilita el coito, y la actividad sexual y el orgasmo pueden originar relajación e incluso aliviar el dolor menstrual, que normalmente se origina por la contracción del útero, relajando el músculo del interior del útero. Además, el sexo también favorece a la segregación de endorfinas, que te harán sentir mejor.

La actividad sexual puede contribuir a que tus periodos sean más cortos, ya que las contracciones de los músculos durante el rogamos pueden provocar que el endometrio se limpie antes.

A lo largo del ciclo menstrual el deseo sexual puede modificarse debido a los cambios hormonales. Durante la ovulación, algunas mujeres sienten que su deseo sexual aumenta, mientras que otras tienen esta sensación durante la menstruación.

Uno de los problemas de las relaciones sexuales durante la menstruación es el miedo a mancharse. Esto puede solucionarse fácilmente utilizando un protector para las sábanas y, si tu pareja va a estar más cómoda, puede utilizarse un preservativo. Esta última es la opción más segura, ya que el virus de VIH puede contagiarse a través de la sangre menstrual.

En cuanto a las posibilidades de embarazo durante la menstruación son bajas, siendo más altas durante la ovulación, que se produce unos catorce días antes de que empiece la regla. Durante la menstruación las posibilidades de embarazo se reducen, pero no desaparecen en su totalidad, por lo que es recomendable seguir utilizando métodos anticonceptivos si no deseas quedarte embarazada.

Si tienes dudas, ¡La Matrona Responde!