EMBARAZOS MEDIANTE TÉCNICAS DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA

Reproducción asistida

En los últimos años asistimos en España a un aumento del número de parejas que acuden a las Técnicas de Reproducción Asistida (TRA) para resolver problemas de esterilidad (incapacidad de concebir) o infertilidad (imposibilidad para finalizar la gestación con el nacimiento de un hijo sano).

Según datos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) hay un 15 % de parejas afectadas, bien debido a problemas de la mujer (por afectación de ovarios o trompas), del hombre, de ambos, o bien de origen desconocido. Las TRA varían según la afectación de la pareja y la edad de la mujer.

Las técnicas de reproducción asistida más utilizadas son:

INDUCCIÓN A LA OVULACIÓN

INSEMINACIÓN ARTIFICIAL: con semen de pareja o donante.

FECUNDACIÓN IN VITRO: con ovocitos y semen propios o de donante. Posteriormente se hace una transferencia de gametos a la mujer, bien a la cavidad uterina o a las trompas.

CRIOPRESERVACIÓN: congelación de ovocitos, espermatozoides o embriones.

Después de que la mujer que recurre a las TRA pasa por algunos o por todos estos procesos, a veces durante años repitiendo ciclos, técnicas o pasando de una técnica a otra más compleja, con su dosis de esperanza e incertidumbre, puede ocurrir el “milagro” de la implantación del embrión… o de los embriones… El resultado en no pocas ocasiones son gestaciones múltiples que unas veces acaban con mejores resultados neonatales que otras, pero que, entrañan siempre una dosis de riesgo, tanto materno, como fetal y tratamiento obstétrico más complejo.

Según datos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), en los últimos 10 años ha habido un asombroso ascenso de las transferencias de 2 embriones que, si bien responde a las pretensiones y preferencias de las usuarias, da lugar a gestaciones múltiples, con riesgo añadido al que ya de por sí supone la utilización de las TRA. Estos factores de riesgo provienen:

-De los problemas derivados del ovocito/embrión (errores en el proceso de meiosis, aumento de cromosomopatías, de riesgo de embarazos ectópicos y heterotópicos (un embrión dentro del útero y otro fuera).

-De los problemas derivados del embarazo múltiple, con consecuencias para la mujer, como incremento de diabetes gestacional, de hipertensión inducida por el embarazo, de metrorragia por anomalías de la placenta, aumento del líquido amniótico, de amenaza de parto pretérmino, del malestar general (náuseas, vómitos, anemia, astenia, pirosis), excesivo peso y riesgo de finalización por cesárea.

Y consecuencias para el feto y el nacido, como: incremento de abortos y muertes fetales dentro del útero, crecimiento retardado o bajo peso, prematuridad por parto pretérmino y secuelas de esta prematuridad, incremento de la mortalidad neonatal, así como una mayor mortalidad infantil.

La edad de la mujer agrava los problemas anteriormente citados. La mejor opción para disminuir la tasa de embarazos múltiples en la FIV es, sin duda, reducir en número de embriones que se transfieran.

Como consecuencia del incremento de patologías asociadas, los ingresos hospitalarios de las mujeres son frecuentes. En Atención Primaria y Hospitalaria, el control materno y fetal debe ser más exhaustivo y, en su mayoría, vigilado sobre todo, o en exclusiva, por el ginecólogo. Además de colaborar en este control, la matrona siempre estará junto a los padres, cuidando la esfera de los sentimientos y las emociones, que tanto os condicionan desde el comienzo, e incluso desde antes del embarazo y teniendo presente la situación obstétrica y psicológica vividas antes y durante el embarazo, a fin de ofreceros a vosotros y a vuestros hijos el apoyo y la asistencia adecuados.

FUENTE: GUÍA «LOS CONSEJOS DE TU MATRONA»

¿CUÁNTO DUELE LA REGLA?

Dolor menstrual

El dolor menstrual o dismenorrea es muy frecuente en la mayoría de las mujeres. Se produce especialmente al principio de la menstruación y va disminuyendo en los días siguientes.

Normalmente se presenta en forma de molestias en la parte baja del abdomen, aunque también puede extenderse a la parte baja de la espalda o producir náuseas y dolor de cabeza.

Es muy importante que tengas en cuenta que durante la regla y la ovulación solo es normal el dolor moderado. Si en una escala del 1 al 10 —siendo 1 ausencia de dolor y 10 el dolor máximo que podrías soportar— calificas tu dolor en un 4 o más, acude a tu matrona/ginecólogo.

Hay dos tipos de dolor menstrual, la dismenorrea primaria y la secundaria, y cada una tiene diferentes causas.

DISMENORREA PRIMARIA

Es el tipo más común de dolor menstrual.

Por lo general, el dolor comienza en la juventud, justo después de comenzar a tener periodos menstruales.

Frecuentemente, a medida que pasan los años el dolor se va reduciendo, y también puede disminuir después de haber dado a luz.

La causa de este dolor suele deberse a un exceso de prostaglandinas, hormonas producidas por el útero que hacen que sus músculos se contraigan y se relajen, provocando calambres.

El dolor puede comenzar uno o dos días antes del periodo y normalmente dura unos pocos días, aunque en algunas mujeres puede alargarse durante más tiempo.

DISMENORREA SECUNDARIA

Está causada por enfermedades como la endometriosis, la fibromatosis y la miomatosis uterina, que afectan al útero u otros órganos reproductivos.

El dolor puede comenzar antes de que empiece el periodo y continuar hasta después de que termine.

Es común que este tipo de dolor empeore con el paso del tiempo.

¿CUÁNDO ACUDIR AL MÉDICO?

Los antiinflamatorios no funcionan y el dolor te impide llevar una vida normal.

-El dolor empeora repentinamente.

-El dolor aparece por primera vez años después de la primera regla y es muy intenso.

Tienes fiebre.

Ha pasado la menstruación y sigues teniendo dolor.

¿CÓMO ALIVIAR EL DOLOR MENSTRUAL?

Para aliviar el dolor menstrual, puedes seguir estos sencillos consejos:

Coloca una bolsa de agua caliente sobre la parte inferior del abdomen.

-Toma una ducha con agua caliente.

-Practica técnicas de relajación.

-Haz ejercicio: algunos ejercicios de yoga están específicamente indicados para el dolor menstrual.

Para aliviar el dolor menstrual, también puedes tomar analgésicos o antiinflamatorios como paracetamol o ibuprofeno. Además de calmar el dolor, estos antiinflamatorios reducen la cantidad de prostaglandinas que produce el útero, disminuyen sus efectos y ayudan a mitigar los calambres.

Para prevenir el dolor menstrual, practica ejercicio regularmente, evita el consumo de alcohol y descansa lo suficiente.

Por último, si tu médico te diagnostica una dismenorrea grave, puede ser conveniente el uso de anticonceptivos hormonales, que regularizarán tu ciclo menstrual y te ayudarán a tener reglas menos dolorosas.

Si tienes dudas, ¡La Matrona Responde!

SEÑALES DEL PERIODO FÉRTIL DE LA MUJER

Periodo fértil de la mujer

El periodo fértil ocurre entre aproximadamente 3 días antes y 2 días después de la ovulación, siendo el momento en el que la mujer tiene mayor probabilidad de quedarse embarazada.

Para saber cuándo estás en etapa fértil, puedes fijarte en algunos cambios en tu cuerpo como:

-Se produce un dolor leve en la zona del útero.

-El flujo vaginal es transparente y forma hilos que facilitan el paso de los espermatozoides.

-La sensibilidad en los pechos aumenta.

Si quieres quedarte embarazada, los test de fertilidad que analizan el nivel de hormona LH pueden ayudarte a encontrar el momento en que eres fértil. Así mismo, este sistema también puede utilizarse como método anticonceptivo.

Si tienes dudas, ¡La Matrona Responde!

¿EN QUÉ CONSISTE EL CICLO MENSTRUAL?

ciclo menstrual

La menstruación es el desprendimiento del revestimiento del útero (el endometrio), que va acompañado de sangrado.

Salvo durante la gestación, la menstruación ocurre a lo largo de toda la vida reproductiva de la mujer en ciclos aproximadamente mensuales. El ciclo reproductivo comienza con la primera regla (menarquia) y termina con la última (menopausia).

El sangrado menstrual dura entre 3 a 7 días, con una media de 5 días. El ciclo menstrual empieza el primer día de sangrado (considerado como día 1) y termina justo antes del siguiente periodo menstrual. Salvo que el sangrado sea muy abundante, la sangre menstrual generalmente no se coagula, al contrario que la sangre que tiene lugar por una lesión.

Los ciclos menstruales generalmente oscilan entre 25 y 32 días aproximadamente, aunque se considera normal una duración de entre 21 y 35 días. Únicamente entre el 10 y el 15% de las mujeres tienen ciclos de exactamente 28 días.

Asimismo, en al menos el 20% de las mujeres los ciclos son irregulares, es decir, que no todos los meses duran el mismo número de días. La mayoría de las veces, los intervalos entre periodos son más irregulares en los años posteriores al inicio de la menstruación y antes de la menopausia.

El ciclo menstrual está controlado por dos hormonas: la FSH (hormona estimulante del folículo) y la LH (hormona luteinizante), que son producidas por la hipófisis o glándula pituitaria. Ambas hormonas fomentan la ovulación y estimulan a los ovarios para que produzcan estrógeno y progesterona. Al mismo tiempo, el estrógeno y la progesterona estimulan el útero y los pechos para que se acondicionen por si hay una fertilización.

En consecuencia, podemos decir que hay dos ciclos que se desarrollan al mismo tiempo:

CICLO OVÁRICO: es el ciclo que va de la maduración de un folículo ovárico a la expulsión de un óvulo, continuado de la formación de un cuerpo lúteo. Si no se produce un embarazo, este cuerpo lúteo desaparece y vuelve a empezar el ciclo.

CICLO MENSTRUAL O ENDOMETRIAL: tiene lugar el crecimiento del revestimiento del útero (endometrio) y la acumulación en el mismo de sustancias nutrientes, a la espera de que un óvulo sea fecundado. Cuando el óvulo no es fecundado, se produce la menstruación.

Los dos ciclos , están regulados por las hormonas producidas por el hipotálamo y la hipófisis (ambos en el cerebro), así como los folículos ováricos.

Si tienes dudas, ¡La Matrona Responde!

Diferencias entre infertilidad y esterilidad

Las palabras esterilidad e infertilidad pueden provocar a veces confusión respecto a su significado, a pesar de que la conclusión final es que ambas representan la dificultad que tiene una pareja para obtener una gestación y que llegue al final.

Esterilidad

Es la incapacidad para tener hijos

Sus causas pueden ser masculinas o femeninas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se considera pareja estéril aquella pareja que, después de mantener durante 24 meses relaciones sexuales sin usar métodos anticonceptivos, no consigue un embarazo.

Infertilidad

Es la imposibilidad de llevar una gestación a término por producirse un aborto o un parto inmaduro, con muerte del feto.

Si se refiere al hombre, se describe como la disminución de la fertilidad, que puede ser reversible.